CORPORATE VENTURING, SU ESTRATEGIA Y EL MODELO WIN-WIN

¿Que és el corporate venturing? 

El Corporate Venturing (CV) es un marco de colaboración entre empresas establecidas y nuevas empresas innovadoras – startups. Por lo tanto, se encuadra dentro del entorno de la innovación abierta, a través del cual corporaciones buscan beneficiarse del talento o estructura de las startups, y éstas buscan los recursos y capacidades de las corporates. Es decir, busca que las corporaciones puedan integrar algunas de las ventajas de las startups y que estas a su vez puedan tener la ocasión de desarrollar su negocio en entornos que les ofrecen grandes oportunidades.   

¿Cómo llevar a cabo una estrategia de corporate venturing de manera satisfactoria? 

Una de las principales claves para asegurar el éxito de cualquier modalidad de CV pasa por que ambas partes tengan claros los objetivos que quieren alcanzar con la colaboración. Estos pueden ser de diversa índole, pero han de quedar bien delimitados y especificados. En este sentido, habrá que tener en cuenta el estrategic fit entre ambas. Organizacionalmente, corporates y startups son muy diferentes, por lo que una predisposición al entendimiento entre ambas partes será esencial. También se ha de tener en cuenta que la mayoría de las estrategias de corporate venturing no dan resultados a corto plazo, sino más bien a medio o largo plazo.  

Otra de las claves de éxito es que en el equipo de las corporaciones que desarrolle la estrategia de corporate venturing haya al menos una persona que tenga experiencia previa trabajando con startups y que sea experto en corporate venturing. Si no se dispone de este perfil, lo más adecuado será externalizarla contratando a empresas expertas en la materia. 

Fuente: Everis

El sistema win-win entre startups y corporaciones: 

Una de las ventajas principales del corporate venturing que explica su éxito, es que ambas partes, tanto corporates como startups obtienen beneficios de este tipo de colaboración. 

Como hemos visto, cada vez son más los retos y necesidades que las corporaciones tienen que superar para seguir siendo competitivas. La mayoría pasan por ser más eficientes en I+D, tener una mayor capacidad de adaptación a los cambios, ser capaces de diversificar sus líneas de negocios o nuevos productos para adaptarse a las necesidades del cliente, y, en definitiva, ser más ágiles y veloces. Por otro lado, las startups necesitan la formación y la experiencia que tienen las corporaciones ya que estas cuentan con un gran conocimiento de sus mercados e industrias y con una amplia experiencia en sus diferentes áreas. Las corporaciones disponen de un activo muy abundante como la disponibilidad de la tesorería y el reconocimiento del prestigio de marca. Por otra parte, también disponen de activos tangibles como maquinarias de producción e infraestructuras, de las que las startups también se pueden beneficiar para desarrollar por ejemplo sus pruebas piloto o comercializar sus productos.   

Para obtener mas información no dudéis en contactar con nosotros a través de [email protected]